EN PORTADA: Los fundadores de CASA SHALA

Proyecto tan auténtico y honesto como éste aún no había tocado a las puertas de LocalGuide y es que al conocer el resultado de la fusión de las almas de Martín Buen Viaje y de Diana Hoogesteger, se nos estruje el corazón ante tanta belleza.

CASA SHALA en portada

Casa Shala es un espacio para conectar con la naturaleza interna y con la naturaleza externa que reside dentro de nosotros al habitar tan divino planeta. La educación ambiental de Diana así como las múltiples técnicas de exploración de cuerpo, alma y espíritu le han permitido una apertura que el hecho de haber maternado no deja sino de conectarla con la madre naturaleza.

Por otro lado, el enfoque más explorador y feral de Martín Buen Viaje con sus travesías con los animales y los abuelos de los pueblos originarios han despertado en él nuevo génesis de la vida en el universo.

Tal es así, que ha Martin se le fue revelado el orígen de la especies en el Aztlán y cómo cada una de ellas se fue desarrollando creando así la vida actual y desarollando un tarot de múltiples animales que han llegado a ser trascendentales para la vida de Martín y de muchos otros de sus escuchas. 

Para Martín el mote “Buen Viaje” proviene de la filosofía de que para poder apreciar algo bueno en la vida hay que también saber llevar malos viajes. En cada muerte hay un renacer para vaciar un poco o lo máxico de esos pensamientos infantiles. En aceptar en que dentro de cada muerte se oculta un renacer y tomar esas plantitas medicinales y esparcirlas por el mundo

El Amazonas y los pueblos originarios de México son los que le ayudan en su cultura solar. El llegar a un nuevo sitio como San Miguel, implica también conectar con las energías de los lugares. El tener presente que hace 10,000 años ahí habitaban Tigres dientes de Sables y que la Cañada de la Virgen se veía absolutamente distinta a como ahora luce. Para él y la vida, todo es frecuencia, energía y vibración.

Más allá de que se piense que él ayuda a los animales, los animales lo ayudan a él como nuestro hermanos mayores al haber estado más tiempo aquí que nosotros  como las ballenas que son seres con radares y sonares que ni toda la industria tecnológica ha podido descifrarlos del todo. Tenemos una conexión fuera de lo científico.

En cuanto a la práctica de Diana, LA Ashtanga Yoga, ésta está dividida en varias ramas como la Ashta que son 8 rampas para una vida saludable y poder llegar a la iluminación. Ilanas son las disciplinas sociales sobre cómo comportarnos en sociedad, niyamas son las prácticas individuales de cómo cuidas tu templo (alimentación y pensamientos y limpieza interna), las asanas son las posturas físicas mediante el disciplinamiento y el fortalecimiento. Las pranayamas son las respiraciones con las que se ha comprobado científicamente que somos capaces de controlar nuestro sistema inmunológico.

Al respirar te observas, te enfocas y puedes regular tu sistema nervioso. El Pratyahara es retraer todos tus sentidos para no caer en la abrumación y el dharana es la concentración absoluto. Todo esto resulta en una práctica física y mental bastante demandante.

Más al momento de relajarse, viene la danza que para Diana es la expresión más auténtica del ser humano y un tributo que hace a San Miguel pues fueron las tierras donde empezó a danzar así como el movimiento que le permitió conocer a Martín y formar esta portentosa dupla pues más que hablar, danzaron. 

Al ella ser más realista y congruente y Martín ser más aventurero, lograron formar un complemento idóneo que le ha permitido seguir adelante con este santuario comunitario que sin duda seguirá creciendo a lo largo de San Miguel. Revisa la entrevista completa de este poderoso dúo.

En
Portada

CASH KWEEN

ANÚNCIATE AQUÍ

REDES
REVISTA DIGITAL
DIRECTORIO

¡Compartir publicación!