.

“MOJIGANGAS“: GIGANTES JOCOSOS EN SMA. Una tradición que da identidad a nuestro pueblo

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el origen de estos ‘monigotes’ que se pasean bailando por las calles de San Miguel de Allende y otros tantos pueblos de México? Bueno, hay varias versiones, la más lógica nos dice que estas figuras hechas usualmente de cartón o fibra de vidrio llegaron durante la época de la colonia, conocidas como ‘gigantes’ o ‘cabezudos’ en las tradiciones españolas locales (que ojo, este tipo de representación de personas y personajes no es exclusiva de España, y se remonta a más países de Europa occidental), desde celebraciones eclesiásticas hasta carnavales. 

“Mojiganga“ es más que un sustantivo pues fue todo un subgénero dentro de la dramaturgia de los siglos XVI y XVII, especialmente en el teatro callejero y ambulante cómico; de hecho, las compañías que realizaban este tipo de espectáculos se llamaban ‘bojiganga’ o ‘boxiganga’, y junto con la garnacha, la farándula y la compañía, formaba parte de la clasificación histórica de tipos de teatro durante el Barroco español. 

En Hispanoamérica, el uso del término se registra a partir de 1637 para designar a esas danzas callejeras durante los carnavales. Y, según las narraciones del fray Bartolomé de las Casas, estos seres inertes sirvieron como parte de los esfuerzos evangelizadores durante la conquista. Gracias a su naturaleza satírica y jocosa, no es de extrañar que estas figuras hayan sido bien recibidas y reinterpretadas por los mexicanos, convirtiéndose en parte de las tradiciones locales a lo largo y ancho del país. 

Con este breve repaso por su historia, es momento de hablar de uno –sino es que el más representativo– de los creadores de mojigangas en San Miguel de Allende: Hermes Arroyo. Desde hace alrededor de 35 años, Hermes se ha dedicado a dar rienda suelta a su imaginación para crear todo tipo de gigantes de cartón, desde la pareja de novios hasta los personajes históricos que hemos visto en nuestros libros de texto… escribiendo y formando la historia que le gusta contar con sus propias manos, mientras mantiene vivas las tradiciones con las que creció y que han dado identidad y proyección internacional a este pueblo. 

Recientemente pudimos visitar su taller, que de hecho está abierto para visitas con previa reservación, y platicamos con Hermes sobre su incursión en este peculiar arte popular y sobre todo lo que está trabajando actualmente. ¡Aquí puedes ver el video!

Share