.

LOCAL TALKS 05: HERMES ARROYO- Magia y maña para crear mojigangas

Creador de vida y de seres a su imagen y semejanza pero con libertad de expresión y movimiento….¿Dios eres tú? 

Nah, se trata de Hermes Arroyo creador de mojigangas esos seres antropomórficos de 4 metros de altura a los que les gusta el salseo y la fiesta de pueblo hasta altas horas de la noche animando la vida social de San Miguel de Allende. 

A pesar de sus enormes dimensiones, las monas encuentran movimientos gráciles al momento de unirse a la fiesta. Uno podría pensar que se trata de simple folclore pero para su creador, estos seres son puro arte-objeto ya que nacen de su necesidad de reflejar la situación socio-política que se vive en determinado momento. 

Así como el cine y el teatro son necesidades de catarsis para la gente, el arte de las mojigangas de igual manera son una forma de expresión para poder transmitir a la gente su realidad y sublimarla a través del juego. 

No por nada, la gente del mismísimo subcomandante Marcos le comisionó realizar monos gigantescos de esta figura simbólica. Más allá de lo lúdico y la fiesta, las mojigangas tienen un mensaje de hiperrealidad. 

Uno podría encontrar varias curiosas similitudes en el arte del drag queen con las mojigangas como el tomar un personaje del imaginario popular y reinterpretarlo de manera exagerada pero sutil para un performance honesto y divertido a la vez como los diseños de Hermes. 

Algo que caracteriza a sus monas son los remarcados atributos femeninos que poseen como unas inmensas tetas que enaltecen la figura femenina y empoderan a las mujeres a sentirse orgullosas con sus cuerpos quitándoles lo irreverente y normalizándolo y escandalizando a unas doñas en el proceso ¡claro que sí! 

Y aunque algunas personas con tintes más conservadores pueden encontrar el arte de Hermes algo ofensivo, éste no sería arte si no provocara alguna reacción en el espectador. El artista siempre busca provocar e invitar a la reflexión del arte hecho con cartón. 

El cartón ha permanecido en la vida de México de manera muy duradera y lúdica desde tiempos del Porfiriato y como un medio para generar arte y la posibilidad de trabajar con materiales muy sencillos y no rebuscados. No por nada Hermes y su taller llevan más de 35 años transmitiendo su mensaje de manera concisa. 

Y a pesar de haber podido tener el tipo de reacciones previamente mencionadas al objetivizarlas y tratarlas como “mujeres impúdicas” , las mojigangas de Hermes invitan a emular la filosofía de vida de figuras como La Doña cuando era criticada pero admirada por decir la verdad sin pelos en la lengua. Sin duda necesitamos más figuras como María Félix y un mundo con más mojigangas.

De lo que se trata aquí es de hacer travesuras a través del arte y de salirse del status quo y si bien eso Hermes lo ha logrado hasta el cansancio, ahora le gustaría evolucionar con un nuevo concepto de instalación: 

Un recorrido a gran escala dentro de la figura colosal y titánica de las entrañas de la mojiganga; no mostrarla terminada sino que el espectador navegue por su laberíntica estructura y respire y vea a través de sus ojos es algo que al artista le encantaría crear y si somos afortunados, podremos tal vez ver esta instalación algún día dentro y fuera de San Miguel. 

Parir un personaje desde la imaginación es una tarea loable a la que Hermes ha dedicado su vida gracias a dos trucos bajo su cartón: magia y maña y es con esto que esperamos seguir viendo la evolución de sus monas humanoides que nos espejean todo el tiempo.

Share