.

FOREVER ALONE

Cuando los estímulos son muy fuertes, el ruido de la gente te lastima y el bombardeo de estímulos en las redes sociales te abrumen, es un claro indicador de que tienes que alejarte para poder estar en la mejor compañía: tú mismo. 

Y si bien parece difícil el lograr separarse de esta asfixiante sociedad que siempre está a la exigencia y a otros ritmos que no son los tuyos, hay ciertos rincones ocultos en donde puedes disfrutar la exquisita soledad. 

Nada más bello y valiente que iniciar tu vida con un buen libro a tu lado en Ojo de Agua, además de desayunar rico, el libro es el pretexto perfecto para no tener que interactuar con nadie ni ejercer el molesto contacto visual aunque sí con el transcurso del tiempo, comienzas a notar bullicio, es mejor alejarse…

Despídete de la urbe y da la bienvenida a la naturaleza que simplemente intentará destruirte o darte cobijo mientras rehuyes al peor depredador de todos (el humano obviamente). Transita por El Charco del Ingenio, 67 hectáreas de Jardín Botánico donde perderte para no ser encontrado; no por nada fue declarado como zona de paz por el mismísimo Dalai Lama.

Ya descansó tu espíritu pero tampoco hay que descuidar al cuerpo en esta reclusión voluntaria. Podrás sumergirte en un bautizo espiritual dentro de las Aguas Termales en San Miguel y flotar boca arriba mientras sientes lo liviano de tu ser y de lo intrascendente que es el mundo y tus problemas. Nada importa si aprendemos a flotar y a desapegarnos de tan mundanas preocupaciones. 

Aún no estás listo para resurgir ante el frívolo mundo, recomendamos tomar una embarcación y cual poeta y el mar, navegar a la deriva por la Presa Allende. Tómate todo el tiempo posible para poder contemplar el atardecer de un mundo que se crea y se destruye incesantemente. 

Más desafortunadamente, la sociedad es un mal necesario para sobrevivir en esta vida y eventualmente el contacto cero debe de romperse. Para que el golpe de realidad no sea tan abrupto, recomendamos afrontarlo ayudado de la dopamina que un buen helado de vainilla de las Monjas aportará a tu cerebro. 

Bendita soledad, si tan solo hallase a alguien con quien compartirla…

Share