.

Festival de VIVOS y MUERTOS

-“No creo que sea bueno que Luisito sepa que murió su abuela, 

mejor dile que se fue de viaje”

Dijo jamás ningún mexicano y si es que hay algo que caracteriza a nuestro pueblo, es la estrecha relación que existe entre vivos y muertos y bien que Disney lo sabe e incluso James Bond cuando creó carritos alegóricos de esqueletos gigantescos para la CDMX y que curiosamente los de la capital adoptan como si fuera una tradición milenaria y no proveniente de una película de Hollywood.

Festival de VIVOS y MUERTOS

Independientemente de la parte comercial, está en nuestras venas el no temer a la muerte sino respetarla e incluso considerarla como una amiga lo cual se nos inculca desde muy temprana edad en nuestra educación básica. 

Hace unos años en San Miguel inició el Festival La Calaca el que era muy divertido y uno de los festivales alternativos a Burning Man celebrado año con año en Black Rock City. De entre los voluntarios del festival se encontraban Fer Tovar y Tina Bueche quienes inmediatamente tuvieron gran química laboral y percibieron un factor interesante. 

Resulta que unos años atrás, el festival propuso algunas actividades para niños pero al no ser su público principal, el enfoque no era en ellos y las dinámicas carecían de organización por lo que los dos amigos decidieron crear un festival de Día de Muertos que fuera enfocado directamente en el público infantil. 

Es así como surgió la idea de crear el “Festival de Vivos y Muertos” el que hace tan solo pocos años se hiciera realidad siendo un gran éxito. Una de las primeras hazañas del evento fue que ellos fueron los primero en traer el VR o la Realidad Virtual a San Miguel de Allende; tecnología que posteriormente sería adoptada por otros eventos como lo son el GIFF. 

Tal tecnología creó sensación y revuelo ante los asistentes infantiles así como el uso de la pluma digital que les permitía plasmar sus fantasías en un plano más real. Y no sólo es tecnología lo que conforma este hermoso festival para pequeños sino también el énfasis en las tradiciones locales. 

Es así como año con año, los pequeños pueden realizar mojigangas de 45 centímetros personalizadas con motivos mortuorios y llevar sus esculturas/marionetas a casa. 

Este año también se celebrará para deleite de los niños el ya afamado concurso de talentos al que ya más de 50 menores de edad han sido inscritos. 

De igual manera otras sorpresas aguardan a nuestros niños con la creación de un mural comunitario en donde un esbozo de calacas y catrinas ya ha sido dibujado y está en espera del color y adornos que sólo la imaginación de los pequeños es capaz de lograr a través del graffiti. Este mural ambulante será exhibido en una exposición en febrero dentro de La Casona. 

La sede por segundo año consecutivo tendrá lugar en Bellas Artes, El Nigromante el cual siempre es un sitio abierto para el arte y la cultura a todas las edades. ¡No podemos esperar para verte con tu pequeño este domingo 23 de octubre a las 11hrs.!

El evento es totalmente gratuito y aseguramos múltiples horas de diversión y de fomento de cultura en tu niño. ¡No olvides que aquí se le pinta su carita de calaquita!

Share