.

CASA LAJA es el epítome de la vida en San Miguel de Allende

Si te dijéramos que existe un lugar que representa el estilo de San Miguel de Allende y que lo fusiona enalteciendo el talento mexicano contemporáneo  no estaríamos mintiendo. Casa Laja es el sitio que desde el momento de tu llegada,  te transporta a la época colonial gracias a su particular arquitectura y que logra complementarlo con la modernidad sin esfuerzo y de manera orgánica.  

Tomando como inspiración al Río Laja, el cauce del cuerpo de agua parece habitar dentro del hotel fluyendo siempre con su magia. Borbotones de arte y de inspiración aguardan a sus huéspedes quienes sólo tienen que mirar para poder contemplar los detalles barrocos así como los objetos artesanales. 

Cada rincón de la casa está cubierto con objetos como máscaras artesanales y misteriosas piedras antiguas que sin duda alguna pueden ser un gran amuleto para todo aquel que pose sus ojos sobre ellas. 

Simplemente basta con saber que tienen una sección especial llamada “Olvidoteca” en donde puedes desaparecer del mundo inmediato y reaparecer en cualquier otra época o lugar sumergiéndote dentro de los libros que ahí se almacenan. Más la realidad inmediata de Casa Laja no está exenta de la ensoñación mitológica. 

Imagina dormir y despertar contemplando techos de oro tal cual Midas y no, no es que de repente tengas el toque dorado sino que los techos de varias habitaciones como la Habitación Oro, fueron confeccionados con la piedra dorada más valiosa por una  destacada artista mexicana sobresaliente por su arte en el muralismo y en la creación de piezas de espejo con acuarelas quien para esta ocasión confeccionó plafón en hojas de oro. 

De igual manera la artista realizó un mural en honor a nuestra Frida con hermosos azulejos en tonalidad azul tungsteno remitiéndonos a la afamada morada de Kahlo y Rivera la Casa Azul. 

Ahora bien, si tanto amarrillo y metal abrió su apetito por entrar en contacto con el exterior y si están deseosos de contemplar una de las mejores vistas de San Miguel con La Parroquia en su máximo esplendor, recomendamos subir en la hora dorada a la terraza para superar sus expectativas, el mismo sitio donde podrán degustar la gastronomía peruana-japonesa que Nikkei ha creado. 

Ya sea de tu predilección un refrescante Ceviche peruano o el sabor explosivo de los Nigiris japoneses, siempre podrás maridarlo en Nikkei con un buen cóctel del que recomendamos el insignia drink mezcalito de frutos rojos para esas tardes calurosas. 

Otra peculiaridad es que cada una de sus habitaciones está nombrada en honor a un material diferente: Papel Maché, Oro, Madera y Cerámica son solo algunas de las habitaciones personalizadas que aguardan tu llegada para que juntos homenajeen a estos poderosos elementos. 

Tras haberse apoderado el espíritu apacible de “Madera” o la seguridad de “Oro” en tu interior, recomendamos ir a El Jardín a dar un pequeño paseo a La Parroquia e interiorizar todos los tesoros que San Miguel y Casa Laja aportaron a tu vida. 

 

Share